“La única realidad de la Iglesia puede ser considerada bajo las tres dimensiones de pueblo, comunidad y sociedad, según que respectivamente se la considere en cuanto que sus componentes tienen el común origen bastimal, en cuanto que poseen y gozan de los mismos bienes, o en cuanto que constituyen um grupo organizado jurídicamente. (…); de suerte que no cabe una construcción que considere sólo uno de esos aspectos y prescinda de los demás. Así, considerar a la Iglesia únicamente como pueblo, por ejemplo, ignoraría que ese pueblo posee unos bienes comunitarios inmutables – fe, sacramentos, etc. -, y que además constituye una sociedad jerárquica por virtud de los sacramentos; un planteamiento tal entrañaría, en definitiva, una consideración reductora de la Iglesia” (Manual de Derecho Canonico. EUNSA, Pamplona, 1991, p. 114).

Anúncios

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão /  Alterar )

Google photo

Está a comentar usando a sua conta Google Terminar Sessão /  Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão /  Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão /  Alterar )

Connecting to %s